Hemos olvidado un poco lo que significa que sea invierno.

Mira la naturaleza. Es momento de parada, de hibernación y de descanso. Y lejos de parar, nos metemos en centros comerciales a comprar en las rebajas, a comer en cualquier fast food lleno de ruido o a entretener a los niños en el parque de bolas “para que se muevan”.

Se nos ha olvidado que el invierno nos pide calma para volver al interior de nuestra casa y de nosotras mismas.

Nos lo pone fácil con el frío de ahí afuera y nos pide recogernos, descansar y coger fuerza para el nuevo año.

Me ha costado comprenderlo, y ahora que ya lo entiendo, quería compartirlo con vosotras. La relación con mi hogar ahora cobra mucho más sentido.

Hicimos una lista, entre los cuatro. Una lista con los planes favoritos de cada uno de nosotros ; planes de hogar, familia y amigos. Dentro o fuera, pero conectados. Y acudimos a ella cada vez que queremos planificar. Cosas sencillas que hacen que al llegar el domingo, disfrutes de la tranquilidad y veas cómo has aprovechado el tiempo. ¿Os cuento algunas?

Tardes de juegos de mesa

Un poco de todo, desde los básicos como el parchís o el Monopoli hasta los más educativos como el Rummikub, el Trivial o alguno de tantos juegos nuevos que hoy tenemos. Y no lo voy a negar, de vez en cuando nos echamos alguna partida a la wii en familia y nos lo pasamos genial!

Peli, mantita y palomitas

Este plan es uno de mis favoritos. Película familiar, palomitas caseras y calor de familia.

Cuadros: Posterlounge

Tarde de cocina

Galletas, bizcocho o pizza, estas son nuestras grandes recetas familiares. Ir permitiendo a los niños introducirse en la cocina y avanzar con sus “experimentos” es algo que me gusta. Si a esto le añadimos que a nosotros siempre nos ha gustado cocinar… qué más queremos!

Experimentos e inventos

Desde el volcán de bicarbonato con pimentón hasta la mano robótica de cartón y pajitas. O el slime comestible (que no os recomiendo… tremenda cochinada, creo que aún me duele la tripa)

Dibujos y manualidades

Sacar los pinceles, las témperas y las acuarelas ya suele ser momento de emoción. ¿Los resultados? Colgados en nuestras paredes.

Las tardes con amigos

Y largas charlas mientras los niños se entretienen juntos

Y aunque estas no sean en casa…

Los paseos por el campo

Que relajan, que conectan, que transportan… y de los que nos traemos ramas, piñas y palos para hacer cualquier cosa que se nos ocurra con ellos. O simplemente para alimentar la chimenea.

Parka: Betty London vía Spartoo

Paseos por la ciudad

Sin necesidad de comprar, sólo pasearlas por el simple hecho de darles vida. Y terminar la tarde merendando un chocolate con churros en una cafetería de toda la vida.

Y así pasamos los inviernos, cobijándonos del frío exterior con el abrigo de la familia

¿Me cuentas tus planes?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies