La autenticidad es eso con lo que nacemos pero que poco a poco, y sin darnos cuenta vamos perdiendo por pertenecer a «la tribu». Quizá, con un poco de suerte, te des cuenta de lo peligroso que es perderla y vuelvas a por ella, buscando dentro de ti.

Si estás aquí y sigues leyendo es porque tú también necesitas volver a encontrarte. Creo que puedo ayudarte. Una vez me dijeron que nos gusta enseñar aquello sobre lo que estamos aprendiendo, simplemente es que vamos un paso por delante, y lo bueno, es que no queremos dejar de compartir esas buenas sensaciones que el aprendizaje nos genera.

Ayuda mucho el silencio, el silencio y el dejarnos llevar por las sensaciones, saber encontrar lo que realmente nos hace feliz. Escucharnos en ese silencio para saber qué es lo que necesitamos. Los días nos comen, el trabajo, los niños, la casa… nos movemos en un remolino de sensaciones y pensamientos continuos sin darnos tregua y pararnos a pensar. Por eso te recomiendo 5 minutos (por lo menos) de silencio cada día. Busca un espacio agradable, tu espacio, y date ese tiempo sólo para estar en silencio.

Apaga el móvil, la tablet y el ordenador. Olvida las redes sociales durante largos periodos de tiempo y dedícate a vivir como realmente quieres. Deja de pensar en las maravillosas vidas que tienen las blogger, instagramers y todas esas chicas estupendas con vidas maravillosas por el mundo. Sólo se enseña lo bonito, su vida es como la tuya (en algunos casos no lo será, pero son los mínimos) y cada uno de nuestros días es magnífico si lo llenas de las cosas que realmente te gustan.

Haz una lista con todas las cosas que te hagan feliz y procura llenar tus días de ellas. Al menos una al día para que ese ratito puedas sentirte plena.

Y ahora te propongo un ejercicio, uno muy fácil para que encuentres las palabras que te definen y empieces a trabajar sobre ellas:

– Prepárate un té, busca un lugar calmado y reserva una hora sólo para ti.

– Abre Pinterest, si no conoces la página te la recomiendo, infinidad de fotos preciosas para inspirarte. 

– Selecciona fotos, las que de primeras más te gusten, cógelas y obsérvalas.

– Defínelas con dos o tres palabras. Palabras que definan lo que estás viendo.

– Esas son tus palabras, las que hablan por ti, las que definen tu estilo o lo que buscas en tus días…

¿Queréis saber cuáles son las mías? Os dejo algunas para que os hagáis una idea. Y sí, son lo que busco cada uno de mis días…

Luminoso, Tranquilo, Acogedor
Natural, Sencillo, Pausado
Agradable, Limpio, Cómodo
Rosa, Simple, «Calentito»
Estas son las mías. ¿Te atreves a darme las tuyas?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies