El ritmo lo ponemos nosotras, y lo ponemos sin darnos cuenta. Hasta que no estamos preparadas para dar el paso siguiente, las respuestas no nos llegan. Abrimos el corazón y los sentidos, y entonces, en el momento adecuado, llega la respuesta que estábamos buscando. Así de sencillo, sólo tenemos que despertar porque la vida nos habla sola.

Ahora para. Obsérvate. Y a ti, que me buscas porque vienes conmigo en busca del estilo, sólo puedo decirte una cosa: Siente y busca dentro, las respuestas están ahí. Olvida tendencias, influencers y grandes cadenas de moda, y por un momento piensa sólo en lo que tú NECESITAS. El trabajo es sólo tuyo, un trabajo personal que te traerá alegría y seguridad.

Somos influenciables, y si no nos mantenemos firmes, la opción de dejarnos llevar es mucho más cómoda. Seguir las normas que nos dicta la moda es fácil, no hay que pensar, y puedes salir vestida (y bien mona) del cualquier tienda sin haber sentido ni una prenda. Y después de mucho tiempo dejándote llevar, es cuando la temida frase de «No tengo nada que ponerme», sale de tu boca. Armarios llenos de ropa y nada que ponerte. Paradojas de la vida… o no tanto, tiene su explicación.

Os lo digo a todas las que pasáis por las Asesorías de Slow Style: En el armario sólo tesoros. Y sin embargo los armarios están más llenos de prendas que de tesoros.

Los tesoros son fáciles de encontrar, y como para todo, hay que tener los ojos (y los sentidos) bien abiertos.

¿Cómo encuentro un tesoro para mi armario?

Los tesoros son las prendas con las que siempre, sea el que sea tu estado de ánimo, te sientes guapa.

Y una prenda no sólo debes evaluarla por su forma o color, es importante su tejido, su caída, su corte, y muy importante también, la sensación que te deja cuando la usas. Las prendas tienen que transmitir sensaciones, y sólo hay una forma de descubrirlas, parándote a sentirlas. Puedes buscar fórmulas mágicas en blogs y revistas para conseguir un estilo top, pero la única forma de conseguirlo es buscar dentro de ti.

Tener estilo es algo único para cada una de nosotras. Es así como tu estilo vendrá marcado por tus necesidades y el amor que te tienes a ti misma.

Hoy quiero contaros los 5 errores básicos que se cometen en la búsqueda del estilo.

Me lo compro porque a Superfashion Girl le queda divino

Imitar a una influencer sin cabeza no tiene sentido (y digo sin cabeza nosotras, no la influencer, aunque a veces seguir a una influencer sin cabeza también es un error… mejor lo dejamos para otro momento que me lío…). Lo primero es saber que somos personas distintas. Nos puede gustar su ropa y sus combinaciones, su cuerpo y su pelo, pero somos distintas y también lo son nuestras necesidades y seguramente el mensaje que queremos transmitir.

Me lo compro todo porque con el armario lleno tendré más estilo

Armarios llenos de tesoros, no de ropa. Aquí sólo me viene a la mente «Más calidad y menos cantidad«, que suele ser la frase que acompaña a la compra de un tesoro.

Esto me lo llevo porque es tendencia

La frase correcta sería: Esta prenda me la llevo porque me gusta (y no la estreno saliendo por la puerta porque ya tengo más de doce años y eso sólo lo hacía de niña). A esto añado ¿y si no se lleva pero me gusta? Pues me lo pongo! ¿Cómo creéis que se crean las tendencias? Usando cosas que a nadie se le han ocurrido pero que tu vas cómoda con ellas ¿por qué no vas a ser tú ahora creadora de tendencias?

Si es caro es bueno

Puf! con esta me la han colado tantas veces… pero ya no caigo! Mira las etiquetas, la composición, dónde se ha fabricado. Busca coherencia entre lo que piensas y lo que haces, y el estilo por sí solo va llegando.

El estilo se consigue con buena ropa

Y con accesorios, y complementos, y con tus manos, cómo cuidas tu pelo, el estado de tu piel, con cómo te mueves y con cómo hablas. Ya ves, la ropa no es más que una parte.

Y que no te quede duda, que con el estilo se puede nacer. Y sin duda también se puede hacer.

Y aunque ya hace unos días publiqué el post Juega a Encontrar tu Estilo, las 4 claves, el tema Estilo da para mucho y creo que seguiré hablando de él.

Poco a poco mi armario se está vaciando de ropa. Poco a poco mi armario se está llenando de tesoros. Hay que hacerlo poco a poco para disfrutarlo.

Os voy a enseñar mi look y lo voy a detallar para que entendáis a qué me refiero con TESOROS:

Abrigo Blanco: American Vintage. 80% lana 20% poliamida. Prenda atemporal, con este color y este corte me veo favorecida. Me resulta cómodo y es fácil de combinar.

Camisa Azul Marino: Indi&Cold. 100% algodón. Con este color me veo realmente favorecida (sin tener nada más en cuenta que la sensación que me da a mí) me gusta el toque original de las moscas bordadas, la hacen un poco más especial. Aunque es amplia, al abrir sus botones puedes conseguir un efecto muy femenino.

Vaquero: Bershka. Tiene 11 años, muero por encontrar otro igual y no hay forma. Me costó 25€ y como veis los tesoros no tienen por qué ser caros.

Botines: Schutz vía Spartoo. Piel. Básicos, cómodos y fáciles de combinar. Tienen al menos cuatro años y siguen siendo unos de mis favoritos.

Bolso: Las cosas de Valen. Fabricado a mano, en un pueblo aquí al lado, por una persona maravillosa con ganas de crear. Para mi es un tesoro absoluto.

Pendientes: Laia Varela. Plata bañada en oro. Sensación similar al bolso. Diseñados por una mujer fantástica de Donosti intentando abrirse camino en el mundo del diseño de joyas. Cada una de sus creaciones son otro tesoro, cuentan historias.

 

¿Qué opináis sobre todo esto? ¿Tienes muchos tesoros en tu armario?

Ten en cuenta que el armario se construye poco a poco, así que toma aire, y ve haciéndolo…

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies