Necesitamos planes que no nos cuesten dinero, gratis a ser posible, para hacer en Navidad. Bastantes gastos vamos a tener ya estos días entre comidas, regalos y extras así que ¿por qué no buscar alternativas gratuitas para estos días?

Te propongo planes más que para no gastar, para aprender a disfrutar fuera de la rueda del consumismo puro y duro. Claro que hay que gastar, pero no perdamos la cabeza…

  • Te propongo que prepares regalos caseros

Un jabón hecho en casa con ramitas de lavanda, un serum para la cara como ese que os he mandado en alguna slowletter, unas tarjetas de navidad personalizadas o una bruma de almohada (la receta de esta bruma la envío el domingo en la Slowletter!) los regalos que salen de dentro son mucho más que regalos. Llevan más mensaje e intención.

  • Sal al campo

Y coge ramitas, piñas y palos. ¡Son adornos navideños! Como te contaba en el post de la semana pasada, puedes hacerte con piñas para hacer un centro de mesa, un recipiente para velas o muchas otras ideas que también te contaré en la Slowletter del domingo. Ramas secas como adorno o frescas para hacer coronas, ramas verdes con frutos rojos… Ojo! al cortarlas usa tijeras de podar y elige ejemplares sanos y frondosos. Y que sepas que está prohibido cortar acebo… (con todo el que tenemos por aquí!!!)

  • Cocina en familia

Es un tema bonito que me gusta en cualquier época del año. Quizá en esta época nos decantemos más por recetas dulces como galletas de mantequilla con forma de reno, sin embargo, la cocina siempre es buena opción. Sola o con niños. Hablo de la cocina como actividad slow, como conexión con el cuidado de tu cuerpo y el de los tuyos. Poner mimo en la selección de ingredientes, cocinar a fuego lento mientras escuchas música… cocinar para amigos, ocasiones especiales… la cocina es también un hobby y cuando lo ves así es mucho más placentera.

  • Una tarde de fotografía navideña

Fue hace ya unos años que hice el curso de fotografía de navidad de Jackie Rueda (me encanta esta mujer) y aunque sigo sin lograr acercarme a sus fotos, siempre disfruto observando la belleza de lo que me rodea. Captar instantes o juegos de luces es pura magia. Déjale una cámara a tus hijos y verás cómo ellos también tienen su propia perspectiva. Es un ejercicio fantástico para mover su creatividad.

  • Haz visitas sinceras a amigos y familiares

Nada de compromisos. Un café lleno de conversaciones cómplices, una cena entre risas y recuerdos, un reencuentro deseados de esos que siempre aplazamos por falta de tiempo. Y ¿por qué no? Lleva esas galletas que hiciste con tus hijos.

  • Pasea tus ciudades

La tuya y las que te rodean. Las luces, la gente, la música ya en muchos rincones; nuevas actividades y propuestas… conectar con los centros y barrios de tus ciudades, no en busca de tiendas, si no en busca de intercambio. Ellas te dan belleza y tú las llenas de vida. En este post del otro día te contaba cómo habíamos empezado esta actividad en familia.

Es Navidad,  Solsticio de inverno o lo que sea que deseas celebrar. Momento de conectar con lo más profundo de nosotras. Conectar co tu disfrute, con tu familia y con tu entorno, aunque sobre todo, es momento de conectar con tu interior y tu refugio.

¿Y las compras? Justitas y poco a poco…

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies