Sostenible o coherente, quizá me guste más esta segunda palabra porque engloba más cosas… 🙂 aunque con sostenible me entendéis todas.

Es evidente que mi forma de vivir, de comprar y de comportarme ha cambiado. Ahora, ya por fin, empieza todo a encajar.

Adoro la moda, la belleza y todo lo que tiene que ver con el mundo de la imagen. A la vez soy defensora de una vida más slow, más consciente y más pausada. Y por último, siempre he sido de buscar gestos en mi día a día que ayuden a no seguir destruyendo el mundo en el que vivimos. Me encanta ir a buscar a la naturaleza la calma que necesito en mi vida.

Todo esto daba vueltas en mi cabeza y salía, claro que salía aunque sin orden, no había unión entre los conceptos.

Feminidad – Coherencia – Respeto

Ahora la hay, y muchos nuevos hábitos y gestos están entrando en mi vida, en nuestra rutinas familiares. He vuelto atrás, mucho más atrás, y busco una forma de vida más unida a lo que me rodea. Aprecio el frío y la lluvia. La música o el sonido del viento. Un guiso casero al llegar a casa y el café de la oficina

Una forma de vida más real, más lenta y consciente ¿te cuento cómo?

Un armario sostenible

Este no podía faltar, era sin duda un paso que tenía que dar. De forma natural.

Prendas con historias de respeto y felicidad detrás, tejidos naturales que cuiden mi salud y la del medio ambiente, y ante todo, coherencia a la hora de adquirir nuevas prendas.

Cada nueva prenda que entra es, a parte de BONITA, ÉTICA y SOSTENIBLE. Y viene para estar conmigo un tiempo, ya no quiero más ropa de usar y tirar.

Aunque no me resulta fácil, voy encontrando nuevas marcas que me permiten vestir tal y como me gusta y respetando mis valores:

Counting Clouds, Two Thirds o Veja pueden ser buenos ejemplos de MODA SOSTENIBLE.

Una menstruación respetuosa

Me dolía en el corazón la cantidad de residuo que generaba cada 28 días, y hace un año me pasé a la copa menstrual.

Ahora que ya creo tener criterio como para opinar sobre ella, os digo que me costó un poquito adaptarme, sin embargo me podían las ganas de contaminar menos. Prueba superada, cada mes me siento orgullosa de haber realizado el cambio (además del ahorro económico siempre bienvenido).

Reducción en la cocina

Uno de los puntos negros. Todo envuelto en plásticos, bandejas y bolsas. Estamos cambiando costumbres…

  • Compro a granel, en bolsa de papel o de tela, y después guardo en botes de cristal
  • Voy a las tiendas de barrio a comprar la fruta y verdura, la carne y el pescado. Allí procuro reducir al máximo los envoltorios
  • Yogures de medio litro en envase de cartón, y se sirve cada uno lo que le apetece
  • Procuro comprar fruta y verdura ecológica, de temporada y proximidad, aunque esto no siempre me resulta fácil.

Ropa del hogar

No es que me esté haciendo con todo nuevo, sin embargo, cada vez que tengo que sustituir, repongo con materiales respetuosos. En algunos casos he sustituido directamente por temas de salud.

  • Toallas de bambú, el descubrimiento del año. No vuelvo a las de algodón. Estas son de suavidad máxima.
  • Sábanas de algodón y ahora en orgánico.
  • Rellenos nórdicos también en fibras de bambú (éste lo descubrí el año pasado y estoy encantada)
  • Manteles y servilletas también en algodón, y a ser posible orgánico.

Las toallas, sábanas y rellenos las compro en Textura, los manteles de momento sólo he encontrado en H&M.

Reducción en el baño

Aquí ya voy teniendo controlado:

  • Jabones en pastilla
  • Cepillos de madera
  • Productos en botes en cristal o aluminio
  • Y sin duda, tener sólo lo que usamos, que anda que no acumulamos tonterías en el baño…

En esta sección todo controlado, aunque encontrar nuevas marcas de cosmética natural siempre me hace especial ilusión.

Cremas: Nasei; Champú: Makö; Jabones: voy probando; Varios: Earth Beat

Al final todo se reduce a una frase, la de siempre:

Más calidad y menos cantidad

O mi pequeña aportación:
Poco y coherente

¿Te animas?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies