Cierras los ojos y respiras, y confías en que todo va a salir bien…



Quizá desde ahí no lo notáis, pero la vida de una blogger aficionada no es nada fácil. A pesar de que siempre os muestre el lado bonito de las cosas (para desgracias ya tenemos las noticias) nuestras vidas no son fáciles.


Soy madre, mujer trabajadora y normal como cualquiera. Y me levanto con malos pelos y cara de culo, y mi casa está desordenada, y grito a mis hijos, y hago la compra, y lloro, y me agobio y no me da la vida… como a cualquiera de vosotras.


Pero lo que aquí os muestro son mis trozos de ilusión, mis cachitos de felicidad que tanto esfuerzo me cuestan.


A veces, como cualquiera de vosotras, me derrumbo y me planteo si tener a mi familia todo el día en danza merece la pena. Mi marido de fotógrafo, los niños en el coche, que se aburren y se cansan, y mi hobby les envuelve a todos.





El otro día caí, momento de crisis, de las que te hacen evaluar si merece la pena seguir invirtiendo tiempo, dinero y esfuerzo. Y así, en plenas lamentaciones aparecieron ellos, los tres, mis dos pequeños y mi marido, y con muchos abrazos me dijeron las palabras mágicas «Mamá, nosotros te apoyamos». Eso bastó para saber que merecía la pena seguir buscando mi sueño. Eso y escuchar a mi hijo mayor decirle a mi marido (cuando creía que no le oía) que no debía rendirme, y que si quiero algo, tengo que luchar por ello. Y en plena confesión entre hombres le dijo a su padre que hasta que no tenga muchas arrugas, puedo seguir haciéndome fotos…Cuánto tengo aún que aprender de ellos…


Y sí, aquí estoy gracias a ellos, a mi equipo, al equipo que compone Hendayestyle. AITOR, ANDER, MARTÍN y ANA.





Y así, aunque ahora quede frívolo, vuelvo a lo que me toca, a contaros las historias de belleza de dentro y de fuera, y os tengo que dar el paso 11, un paso fácil que luce mucho.

 

Paso 11: Hidrata y cuida la piel de tu cuerpo a diario

Quizá en invierno, con eso de que no le da el sol y no está expuesta a las inclemencias del tiempo, pueda pasar más desapercibida, pero ahora no podemos descuidarla ni un poquito. ¿Cuáles son los pasos?

1º Exfoliación: y aquí apunto que yo este paso me lo salto siempre; si lo hago me pica todo y veo las estrellas, pero debe ser muy bueno así que adelante!

 

2º Hidratación: por dentro y por fuera, a diario y con mimo, con un buen masaje que nos haga sentir nuestras musas.

 

Uso dos cremas que voy alternando. Por un lado el aceite de coco, el mismo que uso para cocinar. Y por otro, una buena hidratante. Esta la cogí en Adiane (web que os recomiendo por el maravilloso trato que he recibido). Podéis encontrar esta crema aquí.

3º Protección: y no sólo al principio, si no durante todo el verano. Yo uso mínimo 30, nos bronceamos más poco a poco y la piel sufre menos. Nos ahorramos así un envejecimiento prematura y la temida flacidez!

Sólo nos quedan tres pasos, un poquito de fuerza de voluntad y lo tenemos!!!


#slowstyle

Nos vemos en Instagram

Veamonos en directo y compartamos el día a día de un estilo de vida Slow.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies