Si lo pienso de verdad, el otoño me gusta, sin embargo, cuando llega, nunca quiero mirarlo de frente. De primeras me enfada, hace que termine el verano, y con él, toda la energía que éste me trae. Entonces, poco a poco, busco la manera de entrar dulcemente en él, de ir dejando de lado la energía que me da el sol, mientras empiezo a recogerme en casa.

Los paseos por la naturaleza me ayudan a llevarlo mejor, empiezo a ver cómo el campo cambia de color, cómo los animales empiezan a protegerse del frío que está por venir… y eso, me hace entender que necesito seguir un camino parecido, me ayuda a conectar con lo que llevo dentro. También naturaleza.

Es momento de volver a cuidar de ti y preparar tu casa para recibir las estaciones más frías con el cariño que se merecen.

Y preparar tu madriguera y hacerla acogedora, empieza por una buena limpieza. Las limpiezas exteriores me llevan a limpiezas interiores… y aunque el post había empezado muy bonito, sí, hoy te voy a hablar de limpieza, de cómo hacer una limpieza de otoño en tu hogar.

Cada estancia tiene un objetivo y debería estar adaptada a ti y a tu familia. Por eso creo que es bonito trabajar por zonas, es una forma de que sientas cada espacio y puedas adaptarlo.

Semanalmente en casa hacemos  limpiezas básicas, procuramos mantenerlo todo ordenado (y digo procuramos porque no siempre lo conseguimos) e intento mantener a raya el cesto de la lavadora y la plancha. Mensualmente  trabajamos más profundamente alguna estancia y minimizo objetos que hemos dejado de utilizar. Y al empezar la primavera y el otoño, junto con el cambio de armario, aprovecho para hacer una limpieza de bienvenida a otra etapa.

La del otoño es la de la vuelta al hogar.

Salón o sala de estar

Es uno de los lugares donde más horas pasamos. Aquí, muchas tardes frías, jugamos a juegos de mesa, vemos películas y leemos. También vamos a charlar y a recibir amigos por lo que el salón, está preparado para  disfrutar de estas actividades. Hay plantas y flores frescas para que sea acogedor y natural, un gran ventanal para recibir la máxima luz posible y muchas fotos con bonitos recuerdos.

Aquí también está la chimenea, y pocas cosas me gustan más que tumbarme junto a ella a leer, ver una buena serie o simplemente a mirar cómo cae la lluvia en el exterior. (También te digo que pocas cosas generan más polvo que una chimenea, no es oro todo lo que reluce :-))

¿Y qué limpio entonces en esta estancia?

  • Desmonto y lavo las fundas del sofá y de las sillas
  • Lavo las cortinas
  • Lavo fundas de cojines y las mantitas del sofá.
  • Limpio la alfombra

Las primeras están claras, y la última ¿quieres saber cómo limpiar la alfombra en casa? Es muy sencillo:

Si tiene alguna mancha, la froto con un limpiador natural que fabricamos en casa y posteriormente espolvoreo bicarbonato por toda la superficie de la alfombra y lo dejo actuar durante media hora. El bicarbonato es desodorante y desinfectante, y al estar en polvo repartido por  tu alfombra, absorbe lo que pueda haber en ella. Si tu alfombra es oscura y nunca has hecho esto, prueba en una esquina por si acaso perdiera el color. Pasada la media hora, aspiro toda la superficie de la alfombra. Si es verdad que me compré una buena aspiradora de agua y el resultado es maravilloso. En la newsletter que te enviaré a finales de este mes, te contaré cómo hacer el limpiador natural, dónde compro el bicarbonato y hasta por qué me decanté a comprar este tipo de aspiradora (si tú también quieres saberlo puedes darte de alta AQUÍ)

Es un lugar que me gusta tener «perfumado» los olores me anclan al presente y procuro que mi casa huela a hogar. En el salón tengo un difusor de aceites esenciales que todas las tardes pongo en marcha tras sonar la «alarma de relax», y si no, siempre tengo un ambientador natural (también de aceites esenciales) que rocío cuando me apetece. Ahora uso el mismo que para el armario… ¿adivináis cuál? (AQUÍ)

Baños

Éste es un lugar al que venimos a cuidarnos, y por tanto, hacerlo acogedor es necesario.  Aquí podemos transformar la rutina diaria de limpieza del rostro en un ritual de cuidados maravilloso en el que disfrutar de todos los sentidos. Que no te falten velas, plantas y aromas. Una ducha a la luz de las velas, un buen masaje hidratante mezclando tu crema habitual con algún aceite esencial, música tranquila de fondo y calma, mucha calma.

En esta estancia, de cara al otoño hago las siguientes limpiezas:

  • Azulejos
  • Armarios por dentro (limpio baldas pero también de productos caducados o que no uso)
  • La descarga de los grifos (quito el filtro y lo sumerjo en el mismo protector multiusos con el que limpio la alfombra)
  • Cortina de ducha (en la lavadora)

Cocina

En esta casa somos cocinillas, nos gusta comer bien y también cocinar, así que éste es un lugar en el que pasamos muchos ratos. La gran mayoría en familia. Pocos momentos me gustan más que el de preparar la cena con mi marido, música de fondo y una copita de vino. Después están las comidas en familia, todos alrededor de la mesa. Nada de móviles y nada de tele. Las comidas son el momento de conversación por excelencia, así que procuro que la cocina también sea un lugar cálido. En su momento puse una luz demasiado fría, y como a estas alturas no me voy a poner a cambiarla, a la cocina le doy calidez con plantas, accesorios en madera y mimbre. Me gusta también tener flores, ya sabéis que para mi las flores en todas partes…

Como limpieza:

  • Lavavajillas en profundidad (frotar y utilizar productos de limpieza adecuados, aquí también hago mi propio limpiador)
  • Lavadora (igual que el lavavajillas)
  • Nevera por dentro. Descongelar el congelador
  • Horno
  • Armarios por dentro
  • Organizar y limpiar la despensa

El otoño además, puede ser un buen momento para empezar a mejorar y planificar tus menús semanales. Resérvate un día por semana para organizar tu alimentación. Podrás hacer una lista de la compra organizada, ahorrarás dinero al no tener que tirar comida, y pondrás la guinda en el pastel si te informas sobre cuáles son los alimentos de temporada y decides cocinar con ellos. En la newsletter también te contaré qué recursos utilizamos nosotros para hacer el menú.

Habitaciones

Las habitaciones no deberían tener demasiado misterio. Ningún aparato tecnológico; todo dirigido al descanso. En el caso de los niños quizá sea diferente porque suele ser allí donde estudian, pero nada más. Nada de tele, nada de tablets y nada de móvil, mucho menos mientras se duerme. Colores cálidos y tejidos naturales que nos induzcan a sentir la sensación de hogar y protección que necesitamos para dejarnos llevar por el sueño. Pocas cosas me gustan más que estar leyendo en la cama mientras llueve en la calle, me siento cálida y protegida, y eso me hace mucho bien.

En otoño dejo la habitación preparada para que me proteja y dé calor. Es cuando más lo necesito:

  • Limpiar el colchón y su funda (aunque esta la lavo todos los meses)
  • Dar la vuelta al colchón
  • Lavar las almohadas
  • Lavar los cojines
  • Lavar las cortinas
  • Limpiar las persianas

El colchón lo limpio con la misma técnica que os he contado de limpieza de las alfombras (bicarbonato y aspirar) con la diferencia de que en éste, dejo actuar el bicarbonato al menos durante 6 horas. Lo dejo esparcido por la mañana y lo aspiro por la noche. El Spray protector de prendas que uso en los cambios de armario, también lo uso para el colchón cuando hago esta maniobra. Es un spray que a parte de desodorizar, tiene aceites esenciales con propiedades insecticidas y antimoho, por lo que es perfecto para mantener en mejor estado tu colchón. Puedes comprarlo AQUÍ

La habitación es mi lugar favorito para la lectura y los rituales del sueño, pero de eso ya te hablaré en otro post…

Estas son mis limpiezas, una puesta a punto de mi hogar para que nos sintamos bien los meses fríos que están por llegar. Sin embargo, tú puedes planificártelas de otra forma, esto son sólo ideas. Así que, para que te resulte más fácil la tarea, te dejo un descargable para que tú des forma a la puesta a punto de tu hogar cómo mas te agrade:

Descargable para tu limpieza de otoño

Yo no sé tú, pero después de este post, tengo hasta ganas de un día de lluvia para disfrutarlo tranquila y en familia dentro de mi hogar… espero que con él, a ti también se te haga más dulce la entrada en el otoño.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies