Tan sencillo como darle luz con nuevos colores, nuevas texturas o incluso prendas que te sorprendan hasta a ti misma.

Todo armario que se precie debe tener una estructura. Todo combinable con todo (al menos con muchas prendas), una gama de color establecida, unas prendas básicas sobre las que construir… y todo esto, temporada tras temporada, debe permanecer. Digamos que es lo que te define, construye lo que podemos llamar TU ESTILO.

Sin embargo, vestir únicamente con estas prendas puede llegar a ser monótono, es quedarse sólo en el principio… digamos que podría asemejarse a “no salir de tu zona de confort”. Y sí, tiene muchas ventajas porque es fácil vestirse cada día, pero dicen que salir de tu zona de confort aporta grandes beneficios en tu vida! En la forma de vestir también!

Pero vamos por partes. Quizá aún ni siquiera tengas claro cómo crear la base de tu armario, y eso tiene solución. En el post de Vestir bien con básicos o en el de Mi lista de básicos y cómo hacer la tuya ,puedes encontrar distintos trucos para crear tu fondo de armario. Si quieres profundizar un poco más, siempre puedo ayudarte con las Sesiones de Slow Style. Una base fuerte en tu armario que hable de ti, que sea parte de ti y que tú hayas creado con tus gustos y necesidades hará que vestirte cada día sea muy fácil.

Sin embargo, y como te contaba antes, la base es sólo el principio, y lo divertido de la moda es que puedes saltarte hasta tus propias reglas. Las que por algún lado o por otro habéis recibido mis 10 claves para brillar sabéis lo que dice la tercera… “A veces sorprende!” y sorpréndete incluso a ti misma.

Son distintas fases, distintas etapas en la creación de tu estilo, y una vez que tienes clara la primera, pásate a la segunda y rompe comprándote algo cada temporada que dé magia a tu base de estilo. Busca una prenda con un color diferente a lo habitual en tu armario (aunque a ser posible que combine también con todo lo que ya tienes para que con ella puedas construir muchos looks), un tejido que no hayas probado nunca, un corte que te apetezca probar… y disfruta de ese nuevo look que has construido a tu gusto y que no se parezca en nada a lo que ya tienes.

Y aquí me lancé yo… color marrón (que me encanta aunque pocas veces compro), en terciopelo (pocas prendas de terciopelo hay en mi armario) y con un pantalón ancho que a veces parece una falda (que es el primero).

Algo diferente en lo que me siento cómoda.

Y feliz por haber sabido salir de mi zona de confort.

 

 

Traje y abrigo: Collage Concept Store ; Bolso: Box San Sebastián; Botines: Espace vía Spartoo

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies