Hola, soy Ana,  una mujer normal como tú.

Hoy he decidido volver a presentarme para que me conozcas de verdad, no quiero que sólo te quedes con la imagen que puedas imaginar de mi en las redes porque soy mucho más que eso. Las redes son fantásticas, claro que sí, y nos enseñan mucho, pero a veces nos imaginamos vidas maravillosas al otro lado de la pantalla que no son tal y como se plantean. Hoy quiero que me conozcas de verdad, con mis más y con mis menos, porque quiero que a partir de ahora me veas como una mujer que puede ayudarte, porque vive cada día lo mismo que tú.

Tengo 42 años, casi 43, y sí, la famosa crisis de los 40 me zarandeó de verdad, tanto, que me está haciendo crecer como nunca había crecido. Gracias crisis de los 40. Pero no todo fue sencillo…

Hace cuatro años mi médico de cabecera y yo podríamos haber salido a tomar unas copas. Pasaba mucho tiempo en la consulta y ya éramos casi colegas… no sabía la razón pero estaba agotada, me absorbía un cansancio absoluto, y aunque podría pensar que era normal porque tenía un niño de 7 años y otro de 2, algo fallaba dentro de mí. Tenía catarros continuos, catarros que no curaban, sinutistis, gripes y hasta neumonía. Mi cuerpo ya no sabía cómo pedirme parar… y llegó el momento, las temidas palabras: “Necesitas parar ya, tienes un cuadro de ansiedad fuerte“. ¿Yo ansiedad? Si me encanta mi vida!!! Y sí, me encantaba mi vida, pero no la estaba gestionando bien.

¿Profesiones? Tengo muchas… soy madre, emprendedora, ingeniera, psicóloga y coach, algunas con carrera y otras sin ella, pero la experiencia que llevo a mis espaldas no me la dan 5 años de estudios. La vida nos forma desde las experiencias, aunque sólo aprendes el día que empiezas a observarlas.

La carrera de madre no la he sacado en ningún sitio, esa nos la sacamos a base de prueba y error. No es fácil, y menos cuando alguno de tus hijos no cumple  “el standard”.  Entonces la cosa se complica. Tú sólo buscas la felicidad de tus pequeños, que encajen en la sociedad y que aprendan a gestionar el sufrimiento. Y nunca sabes si lo estás haciendo bien. Es ahí donde una empieza a estudiar psicología, charlas, libros y muchas noches en blanco en busca de soluciones que la gran mayoría de las veces no llegan.Y con la psicología aprendes a aceptar, a pausar y a gestionar. A veces soy coach, con mi marido, con mis hermanos o mis padres, con mis amigas… aunque coach también son ellos conmigo, un bonito intercambio de escuchas.También soy ingeniera, saqué la carrera que yo quise, (mis padres siempre me dieron libertad de elección, qué gran lección). Ingeniera… sí, soy de mente lógica y matemática, o eso creí yo hasta que empecé a fantasear con la creatividad y la moda. La moda me hizo descubrir una parte de mí que hasta ese momento tenía oculta. Algo nada racional ni lógico, sólo belleza en sus mezclas y creaciones. Y aquí apareció la Ana emprendedora, una luchadora que ahora quiere sacar adelante sus proyectos.

Todo esto hacía yo sin descanso y sin control hasta que la ANSIEDAD se apoderó de mí. Todo el día queriendo hacer, queriendo llegar, queriendo publicar… queriendo mostrar una vida perfecta que no era tal, sólo era una vida normal, como todas las demás.

Añado más: tengo arrugas, canas y flacidez. También hipotiroidismo, sí, ese es el que engorda, por lo que mi lucha con los kilos es continua. Desde hace unos 18 años me medico cada mañana, y luego me cuesta tomarme un paracetamol si me duele la cabeza porque no quiero meter más química en el cuerpo, incongruente que soy a veces… también lloro, grito y odio cuando suena el despertador por las mañanas.

Siento que siempre he sido una persona afortunada aunque antes no lo viviera con la misma intensidad. Estos últimos cuatro años han sido un verdadero aprendizaje, sigo creciendo y dando pasos hacia una vida bella. Y si tú también lo necesitas, me encantará que me acompañes. Pasos, consejos y formas de evolucionar para vivir más felices. Eso quiero darte ahora.

Si quieres seguir más de cerca todas las novedades, profundizar más en algunos temas, y participar en los retos y desafíos que lance, puedes suscribirte a la Slowletter AQUÍ. Y si necesitas píldoras diarias de crecimiento como mujer, también puedes seguir mis pasos en Instagram @hendayestyle.

Caminemos juntas, sigamos dando pasos hacia esa vida que soñamos

Disfruta de una vida sencilla y bella

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies