Me rondaba la idea de abandonarlo todo, de dejar blog, dejar redes y volver a disfrutar de mi vida, sin embargo, todo este mundo me apasiona, y he decidido tomar una decisión menos drástica. Mejor os cuento la historia desde el principio…

Yo soy muy de hábitos, de buscar y definir esas cosas que me cambian la vida y me hacen sentir bien. Claro que siempre me lanzo por los típicos, que se hacer más deporte, comer más sano o dormir más. Sin embargo, aunque parezca de cajón, se me olvidaba incorporar uno, el más importante, y este es el que de verdad cambia vidas. Sobre todo porque si logras este, es más fácil que consigas todos los demás.

Voy a dedicarme más tiempo a mi y a los míos

Sí claro, si de cajón es, pero luego llega el día a día y el tiempo nos come. Pasa por delante de nosotros como un suspiro y cada día volvemos a la cama con la sensación de no haber sacado ni un minuto para nosotras o los nuestros. ¿Y en qué he empleado mi tiempo? ¿En redes sociales? ¿En ordenar y limpiar la casa? ¿En organizar y planificar mis días?

Cosas, tareas, pensamientos, proyectos… y un continuo no parar… organizar, ordenar, comprar, tener… y yo siempre buscando silencio.

Silencio del que la propia palabra indica, silencio de ideas, de planes, de cosas… SILENCIO. Y entonces, y sabiendo que estaba dirigida a mi, escucho una frase que resume todo lo que necesito.

Cuando practicas el MINIMALISMO en tu casa, lo acabas sintiendo en tu agenda y también en tu cabeza, queda repartido por toda tu vida.

Y así lo creo. La solución a esta vida de locos, es reducir.

  • Reducir compras (y ganar ese tiempo para ti)
  • Reducir objetos (que te darán tiempo por tener menos que ordenar y limpiar)
  • Reducir proyectos (como acto de amor hacia ti misma)
  • Reducir tareas y centrarte en cada una de ellas al máximo (y observarás que centrándote en cada una de ellas, trabajarás mejor y más rápido)
  • Reducir personas (y grupos de whatsapp y compromisos, y disfrutar de los buenos que dejas a tu lado)

Mi vida me necesita más presente. Yo me necesito en ella también. He reflexionado mucho sobre cómo hacerlo, y creo que el verano es un buen momento para lanzar MI PLAN #reduzcoparavivir.

  • Reduciré mis publicaciones en Instagram, nada de imposiciones absurdas por entender el algoritmo que sólo me hace perder seguidores. Una foto que resuma mi momento. Y descanso de esta red que tanto me da pero a la vez tanto me quita.
  • Limpieza profunda en casa; hablo de cosas, no del polvo. Sólo lo que de verdad importe, a lo Mary Kondo.
  • Cada tarea bien hecha. Bien trabajada y disfrutar de esa sensación de bienestar que produce el trabajo bien hecho.
  • Dejar de buscar fuera para encontrar dentro. Dejar los podcast y los libros e intentar dar forma a toda esa información que ya tengo dentro. Buscar mis planes y mis propias soluciones para seguir avanzando.

Y sí amigas, con estos pasos que ya he empezado a dar siento los efectos. Necesito estos efectos, y ellos, mis chicos, también los necesitan. Priorizar. Y entender que en este momento de mi vida «me necesito» en casa.

Volver a disfrutar de mis flores y de mi huerta, de una tarde de playa o un sencillo café con hielo tumbada en el sofá del porche.  Y sobre todo, dedicarles tiempo a ellos, a mis niños que me están pidiendo «ayuda» y hasta ahora no lo había visto.

Chaqueta: indi&cold (SS18); Camiseta: Zara (SS18); Jeans: Levi’s 501; Sombrero: H&M; Sandalias: eseoese (SS18) preciosas aunque se vean poco

 

Yo #reduzcoparavivir. Desde ya. ¿te vienes?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies