Creo que hay ciertas cosas que nunca debemos pasar por alto. Cuidados fundamentales que no podemos descuidar para sentirnos bien. Y para mí el buen descanso y el buen dormir, son el pilar de los pilares.

Durante el sueño nuestro corazón late más lento, nuestros músculos se relajan y baja nuestra temperatura. El cuerpo pausa su ritmo y empieza el descanso. El descanso relativo, porque es en este momento en el que empieza la regeneración celular y la eliminación de toxinas. Nuestro cerebro tampoco para, es durante el sueño que se consolidan nuestros recuerdos y aprendizajes; se fortalecen las conexiones cerebrales.

Es cuando sabes esto que entiendes por qué es tan necesario un buen descanso. Sin un sueño reparador no tenemos energía por no haber recuperado nuestros músculos, ni gestionamos las emociones o el estrés  porque nuestro cerebro no ha trabajado como debe durante la noche,  ni equilibramos las hormonas que al día siguiente nos regularán el apetito, ni, ni, ni… un sin fin de «nis» que no nos dejan nada bueno.

Sin embargo a todas, y a mí la primera, nos encantaría dormir como un bebé cada noche, aunque, no siempre es fácil. Los años, las hormonas o el estrés hacen que nuestros cuerpos nos jueguen malas pasadas y nos hagan dormir menos horas de las que quisiéramos. No lograr conciliar el sueño o despertarte a media noche con el cerebro ya marchando son cosas comunes en muchas de nosotras. Y yo me pregunto ¿Cómo puedo dormir mejor? Pues te lo cuento, muchas noches de insomnio y de lectura, me han dejado una pila de consejos que quiero compartir contigo para ayudarte a conciliar el sueño cada noche.

Podría darte consejos para el día y consejos para la noche, y aunque hoy me voy a centrar en los de la noche, en la slowletter de este mes, te daré algunos consejos para que puedas trabajar durante el día y así mejorar tus noches (si aún no estás suscrita a la slowletter puedes hacerlo AQUÍ).

Empieza creando Rituales

O lo que es lo mismo, transiciones bellas, en este caso transiciones dentro de tu día. Nada tiene que ver la Ana activa y enérgica de la oficina con la Ana a partir de las 19:30. Y no puedo pasar de la una a la otra sin más, para ir fluyendo de un estado a otro he creado mis propios rituales que van cambiando mi energía. Velas, luces cálidas, aceites esenciales, cenas ligeras, silencio… estas son algunas de mis técnicas. En la slowletter te daré mi ritual a ver si a ti también te encaja.

Prepárate un nido acogedor

Recurro a esas palabras que siempre me guían. Calma, belleza y equilibrio. Colors suaves, tejidos naturales, armonía, minimalismo… en definitiva, nuestra habitación debe ser cálida, confortable y acogedora. Tu lugar de descanso, el lugar donde recuperar tu energía.

Añado dos imprescindibles, calidad en los tejidos que rozan tu piel y olor agradable que te lleve a la calma.(En el próximo taller que impartiré en Barcelona os enseñaré a hacer una bruma tanto para vuestras sábanas como para vuestra ropa. Podéis ver toda la información del taller AQUÍ). Esa conexión con los sentidos (tacto y olfato) me ayuda a conciliar el sueño.

Oscuridad

Y si la conexión con los otros dos sentidos te ayuda a dormir, la desconexión de la vista es fundamental para dormir. No hablo únicamente de cerrar los ojos, hablo de bajar la luz en toda la casa unas horas antes del descanso, hablo de eliminar la luz azul de las pantallas al menos 90 minutos antes de dormir, y hablo de oscuridad total mientras duermes. Hablo de mejorar la producción de melatonina guiando a nuestro cerebro hacia donde debería estar, hacia la oscuridad más absoluta que nos ofrece la noche.

Termina siempre agradeciendo

Lo hago con mis hijos, y también, suele ser mi último pensamiento antes de dormir. ¿Por qué tres cosas estoy hoy agradecida? A veces son cosas maravillosas, a veces son cosas simples y sencillas (que casi son las mejores) pero siempre, SIEMPRE, hay algo que agradecer.

Cojines, edredón y juego de sábanas en lino cedido por Textura Interiores

Escucha tu cuerpo, siente tus emociones durante unos segundos, siente la suavidad de tus sábanas y su dulce aroma, y déjate caer en los brazos de Morfeo.

Y si tu problema no es conciliar el sueño, si no que lo pierdes a media noche, ¡bienvenida al club! Es el tema sobre el que estoy trabajando últimamente para mejorar mi calidad del sueño. Creo tener la solución, esta noche lo he probado y me ha funcionado, seguiré haciendo pruebas y en la Slowletter que te envíe a finales de octubre te daré mis conclusiones y ojalá, consejos! (Si aún no estás suscrita a la newsletter puedes hacerlo AQUÍ)

No desesperes, y si tienes cualquier duda, deja un comentario y entre todas lograremos unas noches de ensueño! (y nunca mejor dicho)

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies