Tener una paleta de color definida en tu armario hace que todo resulte más fácil. Cuando todas tus prendas combinan entre sí, las posibilidades de construir looks aumentan y abrir tu armario para vestirte cada mañana es una tarea sencilla.

Si hay algo que me gusta al pensar en los colores, es que hay tantos como queramos, y que siempre, y digo SIEMPRE, nos podrán acompañar en nuestros cambios. Con esto me refiero a que acompañar nuestros cambios interiores con un cambio de color en nuestro vestuario, es algo fácil y práctico. La vida y sus circunstancias hacen necesarios los cambios. Y sí, el resistirnos a ellos es lo que nos llena de estres y de frustración. Pero hoy no vamos a hablar de eso, hoy sólo quiero enseñaros a definir la paleta de color para vuestro armario en este preciso momento.

1. Reconoce qué colores forman ahora mismo tu armario.

(Recomendación: Hacer este ejercicio es mucho más fácil si tienes la ropa ordenada por colores)
¿Hay alguno que se repita más?
¿Alguno que desentone con todos los demás?
¿O simplemente no hay ninguna armonía de color?
¿Cuáles son los que más me gustan?
¿Echo alguno en falta?
Anota todas las conclusiones a las que llegues haciéndote estas preguntas.
Os cuento mi caso y así os sirve como ejemplo: Ordeno mi armario por colores, bueno, en realidad ya lo tengo ordenado así, y veo que de primavera verano hay en partes de arriba mucho blanco, rosa y azules. En partes de abajo encuentro mucho vaquero, azul marino y colores tierra. Algo desperdigado en rojo, que llevo sin ponerme una eternidad. Es un buen comienzo, al menos hay armonía de color.

2. Elige entre 5 y 7 colores que quieres que compongan tu armario esta temporada.

Lo mejor de todo esto, es que puedes trabajarlo por temporadas, por cambios en tu vida o por años, siempre que te apetezca puedes jugar con las gamas de colores que ya tienes para completarlas con cosas nuevas. Al igual, puedes ir retirando colores que veas que ya no forman parte de ti.
Ten en cuenta que dentro de cada color seleccionado, tienes mucha gama con la que jugar. El mismo color más cálido o más frío hará que todo quede en armonía con tu color de piel. Y no sólo en función de tu piel, también para que tengas más posibilidades de crear.
No te cierres a ningún color, juega con sus distintas gamas para dar con la que más casa con tu piel.
Puede que dentro de tu nueva paleta hayas incluido algún color que te apetezca y del que no tengas aún ninguna pieza. Prueba, prueba y prueba antes de comprar, no te precipites. Sé reflexiva con cada una de las cosas que entre en tu armario.

Mi caso: Todos los colores que tengo quiero que sigan, sólo que esta temporada quiero darle más protagonismo a los tonos arena. Mi gama de color sería la siguiente:

Blanco + Beige/Arenas + Naranja/Teja + Azules + Rosas + Negro

He elegido seis colores, con ellos puedo hacer las combinaciones suficientes como para vestirme todo el verano. Sí he comprado alguna prenda y todas dirigidas a esta gama de color para seguir construyendo nuevos looks, todos combinables entre ellos.

3. Elimina de tu armario los colores que no están en tu paleta

Elimina temporalmente todo lo que no esté en tu paleta de color. Guárdalo en una caja y consérvalo hasta que te quede claro si ya no quieres más ese color en tu armario. Estamos probando, no tienes que retirar nada de forma definitiva hasta que tengas claro qué es lo que quieres.

Mi caso: Retiro el rojo, esa chaqueta roja que hace tanto que no uso y que no tiene cabida en esta gama de color. En este caso la chaqueta la retiro de forma definitiva. Por otro lado, y de forma temporal, retiro los verdes oscuros, ese color me encaja más en la paleta de invierno.

4. Dale tiempo a estos colores para ver si son los adecuados.

Ve trabajando tu paleta a medida que pasa el tiempo, es algo vivo que irá tomando forma cuanto más la trabajes. Irá cambiando contigo según tus etapas, tu estado de ánimo o la época del año. Ya es hora de olvidarnos de «las temporadas y sus tendencias». Somos nosotras las que decidimos, desde muy dentro, qué es lo que queremos llevar.

Con todo esto conseguirás un armario en armonía, completo y ligero al mismo tiempo.

La inspiración para crear tu propia paleta la tienes por todas partes. Busca en la naturaleza, en la ciudad, en el arte y la decoración. Nos rodea armonía de color y puede sorprendernos cualquier rincón que nunca nos hemos parado a observar. Abre bien los ojos y disfruta del espectáculo. Estamos rodeadas de armonía.

Os dejo mi carpeta de inspiración de Pinterest por si os pudiera ayudar.

Las prendas de los looks mostrados en este post son (casi todas) de eseOese.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies