Empiezo a ser consciente de que mi piel envejece. Tengo arrugas de expresión, manchas, los párpados más caídos  y me falta brillo. Lo acepto, aunque no siempre es fácil… Es curioso porque en verano, cuando estoy de vacaciones, parte de esa juventud vuelve a mi cara; estoy relajada, descanso bien y me olvido de las preocupaciones. Pero volviendo a la realidad, siento cómo mi rostro va perdiendo brillo.

Soy fan de las rutinas de belleza, procuro ser constante y nunca me voy a la cama sin limpiar  la piel. También es verdad que hay días, en los que esa rutina, se convierte en tortura, sin embargo, y cuando veo que la cosa se me tuerce,  procuro convertir ese momento en algo más especial aún. Transformo mi baño en un lugar mágico en el que cuidarme y mimarme es toda una experiencia. Enciendo velas, perfumo el ambiente y pongo música suave. Así la cosa cambia… ¿verdad?

No hay pereza entonces, así que hoy quiero darte, 8 sencillos gestos que te ayuden a reparar tu piel después del verano.

1. Dormir con mascarilla hidratante

Utilizo una de Cinq Mondes que compré en un centro de belleza y la verdad es que es estupenda, aplico una capa fina y no la retiro en toda la noche, permito que siga hidratando mi piel durante mi descanso de forma que por la mañana está mucho más “jugosa”.  Hago esta rutina dos veces por semana hasta el mes de octubre, es una forma de rehidratar bien mi piel después de tanta exposición al sol.

Ahora, y con esto de minimizar envases y productos en mi hogar, he empezado a usar el mismo bálsamo desmaquillante de Jane Apothecary como mascarilla hidratante. En este caso sí lo retiro, lo dejo actuar durante 10 minutos y posteriormente lo retiro con una toallita desmaquillante humedecida.

A partir de octubre, uso mascarilla hidratante sólo una vez por semana.

2. Ácido glicólico para las manchas

Utilizo este peeling de Caudalie desde hace un par de años y estoy encantada con él. Es bastante suave y las pieles sensibles como la mía lo toleran muy bien. Lo dejo actuar durante 10-15 minutos y con el uso continuado empezarás a notar cómo tu piel va recuperando la luminosidad.

Al igual que la mascarilla hidratante, hasta octubre me lo pongo dos veces por semana, sin embargo después lo utilizo sólo una. Me ayuda a atenuar un poquito las manchas que durante el verano se han oscurecido. Si quieres conocer más trucos para reducir las manchas de la cara escribí este post hace tiempo.

3. Exfoliación una vez cada 15 días

Y esto también lo hago sólo como tratamiento de choque en septiembre, a partir de octubre paso a exfoliarme sólo una vez al mes. Como he comentado antes tengo la piel sensible y abusar de este gesto puede generarme muchas rojeces.

Para exfoliarme utilizo un cepillo que compré hace años. No sé si es la opción más recomendable pero a mi me funciona bien.

4. Utiliza esencias calmantes

Este es uno de mis descubrimientos este año y la verdad es que es algo que mantiene a raya mi rosácea (en este post te hablé sobre la rosácea). Desde que las uso cada mañana y cada noche mi piel está mucho más calmada y prácticamente han desaparecido mis rojeces.

Las esencias se utilizan como un tónico, actúa de la misma forma sobre la piel reequilibrando el pH; la principal diferencia es que son más densas ya que tienen más principios activos que los tónicos. Yo uso la de Jane Apothecary y el Agua de Musgo de Secretos del Agua. Ambas son maravillosas.

La verdad es que este gesto lo inicié a principio de verano, lo he mantenido durante, y ya forma parte de mi rutina habitual de limpieza del rostro. Por la mañana lo uso después de lavarme la cara y por la noche después del bálsamo o la leche limpiadora.

5. La vitamina C

Tanto oírle hablar a Cristina Mitre sobre la vitamina C que he tenido que probarla. La utilizo también para recuperar luminosidad de mi rostro.

Ahora, al terminar las vacaciones, he sustituido mi serúm habitual por otro con vitamina C a parte de otros principios  antimanchas. Estoy utilizando Brightening Plankton 2% + Vitamina C , y en este caso, la empresa de cosmética natural donde lo compré, www.kriim.com; me ha ofrecido un 15% de descuento para todas vosotras por si queréis probar alguno de sus productos utilizando el código: HENDAYE

6. Acostúmbrate a masajear tu rostro con un rodillo de cuarzo rosa

Y digo Cuarzo Rosa porque es más bonito, pero también tienes el de Jade. Te dejo el enlaces de ambos: Rodillo de cuarzo rosa y Rodillo de Jade.

Esta es una costumbre que también ha empezado a formar parte de mi rutina habitual. Suelo masajear mi piel por la noche porque tengo más tiempo, sin embargo empezar la mañana con un buen masaje en el rostro siempre es fantástico. Masajea siempre hacia arriba, conseguirás mantener la piel de tu rostro más firme y retrasar la aparición de las arrugas ya que estimulas los tejidos de la piel.

7. Consume más fruta y verdura

No sé tú pero yo en verano dejo un poco de lado mis buenas costumbres (no todas, eh?), voy más de tapas, me tomo mis tintos de verano y comemos o cenamos fuera más veces de lo habitual. Por eso en esta época, me gusta hacer una pequeña limpieza en mi cuerpo y ponerlo un poco a punto después de los excesos.

Aún sigue habiendo bastantes frutas de verano así que son mis almuerzos y meriendas habituales, como más verdura y bebo más agua e infusiones. En los próximos días os haré un post sobre mis rutinas Detox de otoño.

8. Intenta dormir más de 7 horas

Y por último, para mí uno de los pilares de bienestar y belleza fundamentales, dormir más de 7 horas cada noche.

Descansar bien hace que tu piel luzca más radiante (si no ¿por qué iba a tener mejor la piel en verano si en principio me cuido menos?). Procura disminuir el estrés, aprender rutinas de noche para mejorar el descanso y dormir las horas suficientes.

Voy a tratar este tema en un único post (que publicaré en octubre) porque considero que el descanso es la base de todas nuestras rutinas y rituales de bienestar.

 

¿Te animas a cuidarte? ¿Algún truco más que tú utilices?

Comparte en comentarios tus trucos de belleza, nos encantará leerlos.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas.

ACEPTAR
Aviso de cookies